Pequeños susurros...

28 jun. 2015

Letras sueltas...

 
 

Cuantas veces un café lo es todo
 
La mejor compañía para noches de soledad
 
La vida que nos reanima cuando la tristeza llega
 
La mejor escucha de mis soledades
 
Y el mejor cómplice de todos mis poemas…

Si, a el le debo el despertar en las mañanas
 
Para dejar de soñar con imposibles
 
Y volver al mundo real que me grita
 
Que soy lo que soy y no lo que sueño ser…

Negro como la noche que me cubre
 
O como las esperanzas de ser feliz
 
Ya ni se si estoy loca o de locura ya me perdí...

Más hoy solo un café me acompaña
 
En esta mi eterna espera
 
De no entender que hago ya aquí¡¡¡¡
 
Jacqueline Trujillo M.



2 comentarios:

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Bello, comparto, para disfrutar un café, debemos tener nuestros sentidos únicamente en el momento. Tomar a ese compañero, con la calidez de la taza, percibir el aroma y porque no, apreciar su delicadeza. Abstraerse del pasado y no pensar en el futuro, cualquiera de esas cuestiones nos sacará el poder disfrutarlo. Hasta que sin darnos cuenta habrá desaparecido, y nos dejará un sabor a poco. Curioso, lo mismo sucede con la vida.

Es el mejor comparativo al amor, suele ser fuerte, dulce, en soledad o en compañía, pero eso sí ... nunca frío, curioso también.

Me encantó, mirá todo lo que he escrito... disculpas.

Un cariño

Juan

jackie trujillo dijo...

Que bella descripción de mis letras hechas de café en tu pluma... y si, así es la vida y el amor, así es todo lo que nos rodea o pensamos que nos rodea.. te invito a que te tomes una taza de café y que tu pluma grite poesía... Gracias por tu gentil visita, te mando un abrazo con afecto...